Ir al contenido principal

VACACIONES YE-YE


 
Si no fuera por esos pequeños momentos que escenificaban los preparativos de la marcha de las vacaciones de verano, una vez se dejaba atrás la oficina, la fábrica o las colas de los supermercados, como Jobac o Superette en Valencia, la España ye-ye no hubiese sido recordada para la posteridad con la suficiente justicia. Por cierto, hablando de supermercados, quiero hacer una mención especial al autoservicio del barrio alimentario que dio paso poco después a cadenas de distribución como las citadas. ¡Vivan los sesenta y el aperturismo! -se diría por aquél entonces. 

Casi como revancha y al son de "Los tiempos están cambiando" que musicaba Dylan, se abalanzaron como un cohete el turismo y el desarrollismo, dando cancha a la visita de las suecas, tan rubias y estilizadas ellas, a la implantación de la marca Seat española dentro del sector de la automoción y al hecho taxativo de haber tenido que aceptar los españolitos de a pié el llamado Plan de Estabilización Económica, concretamente en el año 1959. 

En la década de los sesenta, las mujeres autóctonas, empezaban a protagonizar el nuevo prototipo de imagen retro-sesentera, llevando el "pelo alborotado y las medias de color" y la juventud había desplegado sobradamente una huida en masa respecto de los rígidos corsés del Régimen Franquista tan fuertemente pegados a la sociedad como igualmente ridiculizados, en tanto en cuanto adoptaban satíricamente la forma de chistes, clichés y anécdotas sobre el Generalísimo, sus ministros y ministrables y la moral católica. Los santos y los mártires fueron sustituidos por otros nuevos apóstoles pertenecientes a la liturgia musical del pop, como lo fueron los Beatles, quienes también llegaron a pisar nuestro suelo.

LOS BEATLES EN ESPAÑA. LO QUE MANIFESTABA EL NO-DO:
(Era obvio que el Régimen no se sentía demasiado cómodo con los novedosos aires de modernidad que habían penetrado dentro de nuestras fronteras): 


THE BEATLES - HEY JUDE (lanzada en 1968)



Pues bien. Ahora os quiero contar algo a modo de ejemplo. Nos encontramos ante una historia típica y tópica, una vez hecha la síntesis introductoria. En este presente, -no cabe la menor duda porque estamos a 1 de agosto de 1964-, ta chaan, ta chaan... ¡EL VERANO HA LLEGADO!.

La familia Llopis, unos auténticos valencianos de pro, han terminado de hacer las maletas. Una gran algarabía de voces y aspavientos conforma la actividad agitativa del séquito de miembros del clan que se encuentra en este momento transportando hacia el vehículo los víveres y utensilios necesarios para iniciar en breve su viaje a Asturias en busca del frescor del norte:

-No, Carmen, pesada, que no me da la gana poner la mecedora de la agüela en la vaca, ¿no ves que va super cargà? 
-Vicente, no me lleves la contraria, ya la estás metiendo, ale, arreando. ¡Redeu, qué hombre, con tal de no tener faena que mamprender!
-Mamá, ¿cabe también el Scalextric?
-¿Per qué se vamos con esta calor, che? Por tu culpa no puedo oir a la Elena Fransis, Visant. ¡Y quiero mi radio també, arrecollons! (quiero mi radio también, cojones)
-¡Que no, Francisqueta, la radio enorme esa que tiene usted se queda en casa, me caso en l'orgue! ¡No cabe nada más, la mare que va! ¡Ande, tire pal coche, agüela!
¡Eres un orellut! ¡La mare de deu, quin borinot! (Eres un orejudo! ¡Madre de dios, qué abejorro!
-¡Haga el favor de callarse y suba!
-¡Me cague en Deu, en la santísima Creu i en el fuster que la féu! ¡Mamarracho! (Me cago en Dios, en la santísima cruz y en el carpintero que la hizo)
-Mare, no siga con los tacos que se tendrá que confesar na más lleguemos a Tapia de Casariego.
-Carmen, filla, lo que tu digues (Carmen, hija, lo que tú digas)
-Jaajajaja, ¡ya sabemos quién lleva los pantalones en esta familia, papá!
-¿A que te arreo, bandarra? Oye, dile a tu hermana que deje de tontear con el pintamones del novio. ¡Que nos tenemos que ir  pero cagando leches!

Con el Seiscientos a ochenta por hora, Vicente ha cogido la carretera nacional sabiendo lo que eso supone, que no es otra cosa que ir por una vía de doble sentido, teniendo que atravesar pueblos y adelantar camiones en medio de una enorme caravana de coches.

-Cariño, sube el volumen, están echando "Con un sorbito de champán". Apenas se oye.
-¡Vamos entre montañas, Carmen!
-Pues pon el cassette de los Beatles, papá.
-¿Qué dices, sangonera? Los Rolling Stones, chiflan más.
-Tú calla, xiqueta sabionda.
-¡Qué mal huele! 
-Ha sido la Silvia.
-¿Quee? ¡Has sido tú, cap de suro!
-¡Mala pécora, no me pegues!
-Eh, estaros quietos, boniatos. La agüela no se encuentra bien, está mareada...Abrid del todo las ventanillas..
-Ay, qué mala estic...(Ay, qué mala estoy)
-No podemos parar...¡Tenga, póngase la bolsa de plástico sobre la cara y tirelo dentro, agüe...¡vaya empastre, ha puesto perdido al niño!
-¡Qué ascoooo, rehostia! Yo me voy de aquí. Abre la puerta, que me tiro...buaaaaaa.
-Venga, no llores, tete. Límpiate con esta toalla.  
-Buaaaaa, la agüela es una guarra y una cochina, buaaaaa...
-Vale ya, Agus, la mamá te comprará un tirachinas nuevo cuando lleguemos. Venga, tontín, no llores...
-¡Collons, con este escándalo no hay quién se concentre!. 
-Qué exagerao, Vicente. ¡yee, no te gires y mira pal frente! ¡Menudo volantazo has pegao!
-Agüela Paquita, en lugar de rezar tanto lo que tiene que hacer es beber agua, que se va a deshidratar...¡Y deje de comer rosquilletas que devolverá otra vez, leñe!
¿Qué me dises, Silvia, reina? 
-¡Que pare de comer rosquilletas!
-¿Quee? ¿Que ton pare es un cebolleta?
-Nada, que llueve...
-...y no nos deixes caer en la tentasión, mas líbranos del mal...amén...
Carmen, dile al teu home que pare el coche, que me estoy fasiendo ensima...
-¡Lo que faltaba!
-Che mira, tú, ahora se hace pipí...
-Francisqueta, no se le ocurra orinarse aquí dentro, por favor se lo pido...Aguante, que falta poco para llegar a la próxima estación de servicio...
-Que no, Visant, que yo ya soy mayor...
-Pues no la llevaremos al balneario, ¿eh? Así que usté verá...
-Ves-te'n a pastar....¡cagamandurries!
-¡Oidme todos, agarraos que vienen curvas...!

Se podría decir, sin ningún márgen de error, que éste es el clásico romanticismo de los viajes de los sesenta. Una estrambótica familia cualquiera, un loco cacharro que va al límite de sus posibilidades, sin GPS y sin aire acondicionado, los chiquillos y la abuela sin el cinturón de seguridad, llevando una carga excesiva y a merced de previsibles fallos mecánicos que podrían surgir durante el trayecto, un conductor dormido que viene de frente...Por lo demás, un viaje de inmersión hacia los confines de un país repleto de numerosísimos lugares por los que transitar, muchos de ellos con tan sólo el acceso a una carretera secundaria o de tercera categoría, sin modernas autopistas de telepeaje y sin ni siquiera puestos de socorro meticulosamente diseminados. En fin, toda una aventura digna de las más trepidantes películas americanas.

---------------------------------------------------------------

-¡Vicente, Vicente, mira, un bar de carretera, paremos allí y que la agüela mee de una vez!
-Bajaos, ale. El papá va a estacionar el coche en aquella explanada...
-¿On estamos, Carmen? Voy bañada...
-Pero... qué...? Esta dona está tronà...¡caguen la mar! ¿No le da vergüenza, madre? ¡Ya se podía haber esperao, melona! Ala, véngase al baño que la voy a cambiar. ¡Le juro que a la próxima le pongo pañal y san sacabó! Vicente, echa estas toallas por encima del asiento antes de irte a aparcar...¡Niños, vosotros dejad de reiros!. Ya os llegará la edad, ya...
-Mamá, ¿me cambias el sitio? 
-¡Qué peste, la madre del cordero!
-Guauuu, ¿veis lo que yo? Hay una piscina en la parte de atrás... 
-Tienes razón, Silvia, esto parece una zona residencial...¡Anda, qué sorpresa!
-¿Podemos quedarnos aquí, papá? Solo por esta tarde, ¡vengaaaa, vaaaa!
-Atención todos, reunámonos a deliberar. ¿Os parece bien que comamos en este sitio y echemos una sobremesa? Estamos cansados y hambrientos. Además, no quiero dormirme en mitad de la carretera, la noche pasada no pude pegar ojo del calor. Necesito hacer una siesta.
-¡Siiii, yujuuuu!
-Vale, por mí...
-También hay una playa, si os fijáis, se ve allá a lo lejos...¿Qué pueblo es éste, papá?
-Ya sé dónde estamos...a ocho kilómetros del término municipal de Llanes, según el mapa. Pero, ¿cómo collons he dado tanta vuelta? La nacional 634 es la que va de Santander a Oviedo. ¡Estoy como una cafetera! He ido desorientado todo el tiempo.

Llevaban en ruta desde las cinco de la mañana. Se habían desviado de la nacional 634 y una vez  alcanzado desde allí el kilómetro 104, se habían topado con el hostal y una carretera por asfaltar que daba acceso a la misma playa. Sin apenas darse cuenta se encontraban en Barro, pueblo enclavado a orillas del mar Cantábrico y adornado con bellos paisajes, bosques y praderías. Ese panorama tupido y frondosamente verde alegraba la vista de forma prominente.

-Un momento...¿y la agüela? 
-¿No iba contigo, Carmen? 
-Habrá entrado dentro. ¡Esta mujer no tiene remedio!
-Espera, yo iré a buscarla...

-Perdone, ¿ha visto a una señora mayor que viste de negro y lleva un mocador en la cabeza?
¿Mocador? ¿Que ye eso? (¿Qué es eso?)
-Ah, esto...un...pañuelo.
-¿Busquen a aquella vieya que ta xugando a les tragaperres? (¿Buscan a aquella anciana que está jugando a las tragaperras?)
-¿Co...cómo? ¡Francisqueta! ¿Qué está haciendo ahí?

Francisca, ni corta ni perezosa, se fue acercando con parsimonia a la barra ante la mirada atónita de Vicente. Carmen y los niños se encontraban afuera limpiando la parte del asiento trasero del coche que había aposentado el culo de la abuelita.

-Pollo, cámbiame los chavos, hasme el favor -le espetó al camarero-.
-De eso nada. Usted se va con su hija ahora mismo -le impuso Vicente a su suegra-.
-Este es el animalot que tengo de gendre (yerno). ¿Sabe vosté?
-¿Qué hagu? ¿El cambeu o nun la camudo'l billete de cien pesetes? (¿Qué hago? ¿La cambio o no la cambio el billete de cien pesetas?)
-¡Déjelo estar!... Perdone, es que...se destarifa. 
-¿Se quée? 
-No, que se le va la cabeza...
-Nun son ustedes d'equí, ¿verdá? (No son ustedes de aquí, ¿verdad?)
-Somos valencianos. ¡Mucho gusto!
-(Pss, Paquita, ¿de dónde ha sacado ese billete, si puede saberse?)
-Del monedero, pixafluixa.
-¿Del monedero de Carmen?
-Si. Vull la meua pensió de viuda. ¿No se la quedeu tots el mesos? (Quiero mi pensión de viuda. ¿No os la quedáis todos los meses?)
-No hable tan fuerte, ¿quiere? Estem cridant l'atenció. (Estamos llamando la atención).

El chico que les había atendido y unas cuantas personas alrededor les miraban un tanto sorprendidos. Aunque no sabían ni papa de valenciano, parece ser que por el contexto habían entendido la demanda de la viejecita y su pensionado. Se empezaron a oir murmullos por lo bajo.

-Ande, salgamos de aquí. A ver si ya han acabado de arreglar el estropicio que ha armado usted.

----------------------------------------------------------------------------

Después de comer y habiendo recopilado todos los objetos de playa necesarios, no tardaron en ponerse en situación y disfrutar de una tarde de templado sol asturiano.

-Niños, prohibido bañarse hasta que no pasen las dos horas de digestión que hacen falta.
-¡Joo, mamá, vaya rollo!.
-A mi me la bufa. Quiero quedarme tumbada y ponerme morenita sin pringarme de arena. Lo que me ha parecido un fastidio es no probar la comida de aquí.
-No repliques, Silvia. La comida de aquí está por las nubes. Y había que acabarse las tortillas que traíamos hechas.
-Lo de siempre, parecemos unos paletos, che.
-A ver, xiqueta, si te arreo una bofetá, ¿eh?
-¿Te vienes a la máquina de discos a pedir canciones? 
-Se llama Jukebox, nano.
-Como se llame, listorra. 
-Si, vamos, sangonera...Papá, dame dinero para una cerveza.
-Toma, nena. Pero es para Fanta, ¿queda claro?
-Yo me pediré un Choleck.
-Tú estás muy gordo, el chocolate no te conviene...
-¿A que te doy un mamporro?
-Tú prueba, so mico pelao.
(Pss, oye, Agus, no te chives a los papás que me voy a fumar un Celta, ¿vale?) 
-(¿Y qué me darás a cambio?)
-(Mnnn...Tengo los tres cromos que te faltan del álbum de Los Vengadores).

--------------------------------------------------------------------

La playa de Barro conformaba una estructura de concha de arena blanca y aguas cristalinas, cuyo centro se ubicaba entre dos islotes que le hacían de barrera de protección. Proyectaba una gran hermosura y tranquilidad.

El establecimiento de techumbre plana donde se habían detenido aquella tarde, rústico si cabe, dentro de un estilo que emulaba el litoral Mediterráneo, se convertiría poco después, una vez remodelado, en el hotel Kaype, de tres estrellas.

A Carmen y a Vicente les encantaba el lugar. Si no fuera porque ya habían apalabrado el pago del mes en la casa particular que habían alquilado en Tapia de Casariego, no habrían dudado en cambiar de planes y variar la perspectiva inicial. Paz y sosiego. Ambos progenitores parecían estar completamente seguros de que no iban a faltarles esos dos elementos conciliadores del ánimo, premisa válida para repetir al año siguiente el mismo entramado lúdico.

Desde hacía un par de horas, no habían hecho otra cosa más que resaltar las virtudes del paisaje tumbados en sus toallas de felpa, mientras sendas sombrillas les protegían de los tímidos rayos solares. Entonces ocurrió algo inesperado. Justo en el momento álgido de su dulcificante conversación, escucharon un murmullo repentino de voces que rápidamente fue subiendo en intensidad.

Miraron hacia todos lados, hasta divisar por fin en la orilla la figura abultada de una mujer que se encontraba tirada en el suelo.

-¡Visente, es ma mare! 
-¿Pero qué collons fa ahí en terra? (¿Pero qué cojones hace ahí en el suelo?)
-¡Mareeeeeeee, tranquila que ahora vamoooos! 

Carmen, que se había levantado furibundamente, echó a correr con todas sus fuerzas para socorrerla.

La gente se agolpaba en derredor de Francisqueta formando un corro. La escena sobrecogía a la multitud, pues el susto había sido mayúsculo tratándose de una viejecita entrañable de ochenta y dos años.

-¡Probe vieya!
-¡Pol amor de dios, menuda llombada diose! (¡Por el amor de dios, menudo batacazo se dio)
-¡Pos entá siquier que nun la abasnar el mar! (¡Pues menos mal que no la arrastró el mar!)
-¿Y esti angel de dios nun tien quien la curie? (¿Y este ángel de dios no tiene quién la cuide?)
-Si, señorita, óigame usté, que soy su hija y la tengo muy bien cuidada... -respondió Carmen, absolutamente enfadada- ...¡Mare, contésteme, mareeee!
-Pos nun lo paez... (Pues no lo parece...)
-Que pena, colo bona que debe ser... (Qué pena, con lo buena que debe ser...)

Vicente, un hombre profundamente susceptible, a quien le costaba contenerse en situaciones límite, respondió al señor de bigote que lucía barriga cervecera (y que pagó el pato):

-¡Vés a tocar-li els ous a t'agüelo, bonico! (¡Ves a tocarle los huevos a tu abuelo, bonito!)
-¡La cama em fa molt de mal, Verge Santisima del Tremedal! (¡Me duele mucho la pierna, Virgen Santísima del Tremedal!)
-No se preocupe, Francisqueta, ahora llamamos a una ambulancia.

----------------------------------------------------------------------

El diagnóstico efectuado por los traumatólogos del hospital, no podía ser más desesperanzador para una mujer de avanzada edad que dependía de una familia entera que se encontraba en período vacacional fuera de su lugar de residencia: 

"La paciente presenta una lesión condral lateral del cóndilo femoral interno producida por trauma directo de rodilla, que se describe como síndrome seudomeniscal en grado III. Esta lesión condral es de origen traumático directo y asemeja un síndrome meniscal sin lesión comprobable del menisco en el examen artroscópico minucioso. Se permitió el apoyo inmediato por no tratarse de zona de carga, y se precisó venda clásica. Durante los primeros días se requerirán ejercicios isométricos y un tratamiento fisiokinésico en la evolucion a los 30 días siguientes. Debido a su edad, el dolor puede hacerse extensivo hasta los dos o tres meses".

-------------------------------------------------------------------------

-Papá, pon la radio, que parece que vayamos de entierro.
-Cállate, Agustín. Que no estamos de humor.
-¡Encima que nos tenemos que volver pa casa, caguen tot...!
-¡Agustín, ¿no me has oído? ! Te acabo de decir que cierres el pico! ¡Redeu!
-Cariño, está la policía ahí delante...¿los ves?
-¡Rehostia! ¡Ya tenemos un control!... Ah, vale, es que ha habido un accidente... ¡Lo que faltaba...!
-Carmen...Carmen...
-¿Qué quiere, madre? ¿le duele mucho, verdad?
-Quiero mear...
-¡Francisqueta! ¡No empecemos que sólo llevamos una hora dentro del coche! ¿Es que no ha tenido ya bastante con amargarnos las vacaciones?
-Dí que sí, papá...¡vacaciones ye-ye!
-Pues sí, Silvia, unas putas vacaciones ye-ye! 

"SE FINI"


CONCHA VELASCO - CHICA YE-YE



FÓRMULA V - VACACIONES DE VERANO Y EVA MARÍA

Dame tu voto en HispaBloggers!

-->

Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

Mi otro Blog

LOS POSTS MAS LEIDOS DE LA SEMANA

LA FILANTROPIA DEL ODIO

UNA MIRADA INFANTIL EN EL 39
Era pequeña y díscola, disconforme, rebelde y mística. Era una gran cautivadora enana,  una niña descarada,  una joyita varada. Una perla naciente en el inmenso océano, un porcentaje de humanidad,  infinitesimal, profundo,  nadando entre jardines con columpios oxidados 
y muñecas rotas. Los sueños almibarados, rodeados de carcasas de aves carroñeras 
y lenguas afiladas. Subterfugios compensatorios. El amor que se constriñe y el espíritu que se expande.  Dioses y ángeles que se enfrentan a demonios locales. El orden disciplinado se vuelve caótico. 
El hambre interpela a los estómagos. Otros niños y niñas reclaman la mayoría de edad. Mientras, ella juega a la tarara con sus hermanos y lanza besos al aire. Hormigas, gusanos y escarabajos, 
recorren lánguidamente el corral salpicado de zotal.  Mira a los jazmines que exudan rocío 
y hablan a través de las raíces 
cuando todos duermen.  Y al hombre del saco que vierte su odio infanticida entre las sombras del tulipanero,vestido de militar. …

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto.  Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

LA TECNICA CUT UP (O DE RECORTES) QUE USO DAVID BOWIE PARA ESCRIBIR SUS CANCIONES

La técnica Cut Up (o de recortes) que usó David Bowie para escribir sus cancionesTuitéalo

¿Puede el lenguaje literario ser transformado, modificado o recreado en nuevas formas de expresión literaria?
El lenguaje literario puede ser transformado, manipulado o modificado hasta el infinito a través de las figuras literarias y de los recursos estilísticos. Se pueden explorar y experimentar novedosamente, sin acotaciones ni límites, los valores y criterios aspectuales y semánticos (de significado) de las palabras e incluso realizar asociaciones con un grado relativo de libre desarrollo, incluso elevado al máximo nivel. El estilo y su progresión evolutiva implican un esfuerzo de búsqueda de nuevas posibilidades o de consolidación estructural de las distintas formas de expresión.
Hay que partir de que en literatura está contado ya prácticamente todo. En cuanto a contenido, nada virginal, nuevo o novedoso puede añadirse a la experiencia acumulada en el tiempo, nada que no se haya pensado o artic…