Ir al contenido principal

LA IMPORTANCIA DE SABER QUÉ ESCRIBES Y CÓMO LO HACES

 “Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar” (Antón Chéjov)


Ahora que proliferan los centros formativos (tanto presenciales como on-line para los escritores noveles), muchos de nosotros, que no somos escritores profesionales pero escribimos en un blog o en una web, nos preguntamos, con cierta lógica cartesiana, si sería adecuado para nuestros intereses adquirir nociones precisas sobre técnica narrativa. La gnoseología literaria, o aquella teoría sobre el conocimiento en el noble arte de la escritura, puede ser la clave vehicular mediante la cual sentirnos más seguros metodológicamente hablando. ¿Quién no ha pensado alguna vez que los mejores escritores son aquellos que presentan unos conocimientos más o menos profundos en cuanto a reglas filológicas y lingüísticas, o tratándose de actores, los que siguen un determinado "método"?. 

¿Es imprescindible, entonces, asumir el aprendizaje de normas o reglas encaminadas a encauzarnos adecuadamente mediante una técnica concreta? Es lo que voy a intentar responder.

En la literatura, al igual que en el teatro, no se deben escribir historias para reproducir la misma realidad copiándola meramente del contexto cotidiano o del entorno particular, sino que debe ponerse en función de tener que ser transformada. Entonces, deberíamos intentar crear otra realidad concreta nueva, mediante el ensayo (teatro) o la práctica y el desarrollo de la técnica narrativa (literatura), eliminando la petulancia y los prejuicios acerca de lo que creemos conocer. Incurrir en el empirismo y, en consecuencia, en el más absoluto desprecio a la teoría tiene sus peligros, sin embargo, el peor de todos, es la falta de aprendizaje y de dominio metodológico. Si bien, debemos cuidarnos de no caer en el hermetismo o en el dogmatismo. 

Para mí, el actor de teatro y el escritor, no nacen, se hacen. Y otra cosa es la capacidad o tendencia natural que uno pueda tener para lograr absorver y aplicar creadoramente el conocimiento. También la ciencia tiene una guía, el materialismo dialéctico, frente al idealismo o el mecanicismo, que define a la materia como el sustrato de toda realidad, sea concreta o abstracta. Las cosas tienen un origen físico, de manera que el actor de teatro debe primero conocer su cuerpo y saber jugar con él. Del mismo modo, para el escritor, jugar con la realidad supone el ser capaz de transformarla o de generar un ficción verdadera, y ello implica necesariamente el deber de conocer las directrices lingüísticas y la técnica narrativa. En otras palabras, resultar creíble.

El hombre se constituye a través del lenguaje, al igual que la inteligencia humana se desarrolló con la palabra, De la misma forma, la historia surgió a partir de los primeros escritos. "Las palabras son las que crean las cosas" (Todorov). Según Foucault, "las cosas no están ausentes ni presentes, sino distantes por medio del lenguaje, el cual se renueva en el centro más secreto de las cosas". Si bien es cierto que el lenguaje verbal se contrapone al lenguaje escrito. Éste permite organizar el discurso de una manera mucho más efectiva que con la palabra, Así pues, podemos ordenar o reordenar la realidad a través de la lingüística: gramática, sintáxis, semántica, morfología y léxico y paralelamente, a través de los recursos expresivos.

A parte de la disciplina y la persistencia metódica, el escritor o proyecto de escritor, debe tener en cuenta que durante toda la etapa que dure la experiencia de escribir, el hilo conductor que lo va a recorrer todo será el aprendizaje o la técnicas que permitan un mejor dominio del lenguaje. Aunque para aprender es ineludible la práctica acumulada en el tiempo, -además, de que estará presente con un propósito u objetivo-, también se deberá tener en cuenta previamente lo que se va a decir y de qué manera. Sin olvidar la documentación o investigación teórica acerca del tema sobre el que se va a escribir.

Pero para escribir bien no basta con la reflexión, aun cuando estemos dotados de la capacidad natural para desarrollar ideas de una manera precisa y correcta. La intución puede abrirse paso para que quede reflejada en el texto, en un guión específico, en un libro o en cualquier documento literario, ahora bien, no se debe despreciar la técnica narrativa que, paulatinamente, irá perfilando un estilo personal y, coyunturalmente, una perspectiva y un contexto determinado para cada historia. Todo ello, elaborado con una orientación y punto de vista propios a la hora de escribir sobre una materia o tema. Ese punto de vista propio también es una característica que está presente en el lector de manera subjetiva. 

Tampoco debemos obviar que la escritura se produjo con posterioridad al pensamiento. De ahí la importancia de saber interpretar un sistema de creencias que, a su vez, incluye un conjunto de teorías, definiciones, leyes, axiomas, principios y modelos que van a estar históricamente determinados en función del tiempo y del lugar que ocupan en el ámbito de la sociedad y que también acoge ideas, conceptos y conclusiones personales del emisor del contenido, así como del receptor o lector. En la escritura, este sistema de pensamiento es funcional, manifestándose por medio de un contenido complejo que interacciona con sus diversos elementos como si fuese un todo. Por eso quiero recordaros que incluso una simple coma puede hacer variar el significado de una oración.

Todo lo que escribimos es una gran experiencia que se potencia con el aprendizaje continuado. Y, al mismo tiempo, el aprendizaje por medio de la práctica, hace que se mejore cualitativamente la experiencia del usuario. "Un escritor profesional es un amateur que nunca lo dejó" (Richard Bach). Saber diferenciar lo principal de lo subordinado, periférico o supérfluo es fundamental. El hecho de ser diestro con la transmisión del conocimiento a los receptores que nos leen con el objetivo de que puedan comprendernos, es lo básico. Saber poner en alianza o en confrontación diferentes conceptos, haciendo las asociaciones pertinentes, y sobre todo, tener conciencia de lo que estamos expresando, conocer y sobrepasar inteligentemente la realidad que circunda el mensaje o mensajes y desarrollar armoniosamente el cuerpo del texto, no es secundario. Se trata de clarificar unos criterios objetivos. El cuerpo de la narración comprende una estructura, que es como el esqueleto o soporte. En definitiva, los elementos narrativos juegan con la comprensión lectora: el narrador, el tema, el argumento, la acción; dentro de la estructura, el planteamiento, el nudo y el desenlace; los personajes (principales, secundarios, episódicos), el tiempo y el espacio...

Y por último, confiemos también en nosotros mismos. No tengamos miedo a adoptar la perspicacia de cuestionarnos siempre que haga falta. Sin descartar nuestra propia valoración y análisis. Hay muchas formas de cuestionar a nuestra obra, por ejemplo, mediante la mayéutica, preguntándonos con frecuencia el por qué y para qué de lo que escribimos, qué pretendemos hacer llegar e ir meditando acerca del sentido y el significado de la composición. Interrogarnos acerca de si el lector nos va a entender fácilmente, si utilizamos los términos adecuados y si éstos se incluyen dentro de un contexto acorde con la naturaleza del texto en cuestión, etc.

Como conclusión, me reafirmo en la orientación taxativa de tener en cuenta los detalles que, además de la disciplina, el orden y el trabajo, se correspondan con la técnica y el estilo narrativo. Un escritor, sobre todo, un escritor novel, se la estará jugando a cara o cruz e incurrirá en la arbitrariedad si no valora todas las premisas posibles. No estoy afirmando que haya que ser excesivamente categórico, ni un erudito de la literatura. Pero sí, al menos, considero que para escribir con cierta soltura, se requiere un mínimo de formación general, la cual deberá ir incrementándose a medida que el proyecto que nos hayamos fijado inicialmente vaya tomando forma y consolidándose.

Es mi humilde opinión. ¿Qué pensáis vosotros?


Os dejo con un tema que no tiene nada que ver con lo expuesto anteriormente. El contraste con lo políticamente correcto se manifiesta en esta irreverente canción de la no menos controvertida Lady Gaga

Lady Gaga - Alejandro

Dame tu voto en HispaBloggers!
Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
*[PROCEDIMIENTO PARA COMENTAR]:
-SISTEMA DE COMENTARIOS DE FACEBOOK (la caja de comentarios situada arriba del todo):1.- Debes estar conectado a tu cuenta de Facebook, si no es así, resulta imposible enviar el comentario. El propio plugin te advierte: “Inicia sesión para continuar”. Puedes hacerlo desde este blog pinchando dentro del recuadro de la caja y luego en el botón que te lo permite, cuando éste quede resaltado de un azul más oscuro.2.- Escribe tu comentario en la caja rectangular 3.- Finalmente, pincha en “Publicar”.
-SISTEMA DE COMENTARIOS DE DISQUS: (la caja de comentarios situada justo debajo de la caja de Facebook):1.- Pincha en el interior de la caja (el recuadro rectangular que se encuentra debajo del nombre del blog).2.- Inmediatamente se abrirán cuatro opciones: a) El botón D (de Disqus) para comentar desde una cuenta de Disqus. Si no tienes cuenta puedes abrirte una, pero esto es opcional. B) El botón f (de Facebook) para comentar loguéate desde tu cuenta de Facebook. Para hacerlo desde el blog mismo, cuando pulses en el botón, te pedirá el correo y la clave de tu cuenta. C) Botón de Twitter. Para comentar desde aquí te pide el correo y la clave de tu cuenta de Twitter. D) El Botón g (De Google +). Para comentar te pide el correo y la clave de tu cuenta.3.- También puedes comentar como “Invitado”: Una vez hayas pinchado en el cuadro horizontal, debajo del mismo y a la derecha de las 4 opciones anteriores, hay otro cuadro horizontal estrechito y alargado. Pincha dentro y abajo del todo, donde pone: “Prefiero comentar como invitado”, marcas la pestañita cuadrada que hay delante de la frase y a continuación escribes el nombre y el correo. Para enviarlo pincha el botón que tiene dibujada una flecha

Comentarios

  1. Sin duda, tú, sabes bien lo que escribes. ¿Y sabes que lo haces bien? Pues ya te lo digo yo. Un artículo que es de por si ya una lección. Es cierto que, si bien algunos sólo escribimos por diversión, sin el más mínimo pensamiento de trascender más alla de nuestro propio sitio y circulo, no queda sino que aprender, mejorar, para un autoenriquecimiento que evite que se estanque esa laguna en la que nadamos a placer. ¡Un abrazo Marisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Ángel,
      Muchas gracias, por la parte que me toca, eres muy amable ;-)
      Yo creo que el escritor no nace, sino que se hace. Por tanto, el que uno se fije como objetivo el trascender más allás de la pura diversión, depende de factores como el esfuerzo, la práctica, la dedicación..., y ahí incluyo también la formación, que puede ser autodidacta. No creo solamente en las musas o en la inspiración, aunque sí que es verdad que existieron y existen verdaderos genios con un talento extraordinario.
      Por lo demás, considero que tú te has creado tu propio estilo. Y no todo el mundo puede presumir de ello. Además, esas peculiaridades que a alguien lo distingue de los demás por originalidad y por poseer un sello personal es lo que le hace ser bueno. Es una distinción a la que le doy mucho valor. Tú eres único y especial, amigo mío.
      Es un placer contar de nuevo con tu compañía, siempre me alegra verte.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Escribir. Se haga de la manera que se haga necesita del conocimiento del lenguaje y de las formas de utilizarlo. No creo sin embargo en un sistema encorsetado y correcto. A la hora de escribir al igual que en todas las artes se habla de musas inspiradoras, refiriéndose a la imaginación y creatividad del autor.
    Para mi es más placentero leer a un Quevedo que a un Góngora sin quitar mérito a ninguno. Lo académicamente correcto es en muchas ocasiones solo eso: Correcto, pero aburrido. El placer de hacer algo que te gusta y hacerlo de forma intuitiva y divertida aportando algún mensaje o nota de color,psicodelia, surrealismo o humor es mucho más ameno. A no ser que te dediques al ensayo y la filosofía que no es nuestro caso.
    Yo escribo para liberar historias cortas, repentinas como los sueño, o para comunicar a mi eventual lector mensajes comprimidos con algo de proteína y vitamina en su interior. Que lo llegue a conseguir es otra historia...Pero lo que me divierto no me lo quita nadie.

    Agradezco tu entrada orientadora y didáctica. Ya solo escribirla denota un interés por lo hecho, y por demás bien escrito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco,
      No estoy en desacuerdo con lo que planteas, me parece muy correcto. Creo que todo depende de lo que a uno le sirva y el objetivo que se haya propuesto. Yo también escribo por diversión, y lo de aprender, es una cosa que no entra en contradicción. Si no me lanzo a escribir un e-book es precísamente porque no me siento preparada, ni tengo tiempo ni nada y no entra en mis planes, al menos, de momento y eso es muy natural. Tampoco escribo reseñas, creo que hay otras personas que ya lo hacen excelentemente, como tú.
      El centro nodular del post era significar que no existe orden dentro del caos. ¿Y qué entiendo yo por un texto caótico? Faltas reiteradas de ortografía, lenguaje absolutamente plano y sin ningún giro o recurso estilístico, errores que resultan evidentes como pasar de un tiempo verbal a otro o de un modo temporal a otro sin coherencia ni concordancia, que no estén sincronizados en género y número el sujeto y el predicado en oraciones subordinadas dentro de la sintaxis, que haya dos narradores y no esté claro qué función tiene asignada cada uno...Ese tipo de cosas elementales, que pueden llegar a ser fallos garrafales si no se tiene un conocimiento básico del lenguaje. Creo que ese no es nuestro caso ni el de nuestros compañeros, por supuesto ;-) Más que nada, se trata de evitar que el lector deje de entender determinados aspectos del cuerpo narrativo que teóricamente deberían ser entendibles con facilidad, solamente aplicando unos conocimientos mínimos. Porque debemos reconocer que un blog público no escribimos solo para nosotros.Todo lo demás, es a gusto de quién se esfuerza y de cuánto pretenda evolucionar. Y la medida la pone cada uno. También la meta a la que aspira. Eso sí es totalmente subjetivo y personal.
      Me alegro de verte otra vez y de que me hayas dado tu opinión, que valoro muchísimo, porque me parece bastante sensata.
      Un beso, amigo

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. El que se lance a escribir que lo haga bien.
      No como en los móviles, para ir más rápido y ahorrar recursos dicen.
      ¡Dios! después el que lo lee tarda más de treinta minutos en descifrar lo escrito.
      ¡Como no voy a estar de acuerdo contigo!

      Eliminar
    3. jajajaja, tienes razón. Al final nos convertiremos en expertos en descrifrar jeroglíficos egipcios!! ;-)

      \m/ \m/

      Eliminar
  3. Hola Marisa. Paso por acá para agradecer tu visita a mi humilde blog de principiante y ni que hablar de las hermosas palabras que dejaste que, por otra parte, me llenan de estímulo para seguir jugando a escribir. Gracias otra vez. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,
      Yo llevo poco tiempo en la blogosfera y me llena de ilusión encontrar blogs como el tuyo, donde las palabras son un bálsamo y fluyen por cauces poco convencionales. Así te lo manifesté, de corazón ;-)
      Si hay algo que me encanta es que los blogueros, entre nosotros, nos sintamos apoyados, sí, resulta estimulante.

      Me alegra mucho tu visita, para mí es un placer disfrutar de tu compañía. Gracias a tí también por tu amabilidad.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

ESTE BLOG SE ENRIQUECE CON TUS COMENTARIOS.
¡¡MUCHAS GRACIAS POR PARTICIPAR!!

Sígueme en Blogger

Seguidores de Google +

Entradas populares de este blog

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto. Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

AVE, MUNDE (HOLA, MUNDO)

Y sin embargo, él o ella, ellos o ellas, son unas personas. Personas corrientes y molientes. A pesar de todo y de nada. 
Por mucho que la ciencia haya combatido a la metafísica y a la alquimia, la medicina a los sortilegios, el empecinamiento reaccionario cubra la libertad con una extensa capa de intolerancia, aunque parezca que se cumpla un destino determinista, a pesar de la pobreza, del oscurantismo, aún cuando se dé el aislamiento, la marginalidad, la enfermedad o los transtornos limitantes, el paradigma de la ideología o de la religión, a veces, un totem fanático, a pesar del individualismo exhacerbado, aun a costa de la quiebra sensitiva, amorosa o solidaria, aun cuando la filantropía del desarraigo sopese todos los rincones del cuerpo y de la mente para saquear los últimos filamentos de la esperanza, a pesar del por qué, del para qué y del cómo, a pesar de todas las atribuciones habidas y por haber, pudiendo ser un cualquiera dueño y señor de la ambición desmedida y capaz de la …

EL METRO, HOSCO SUBTERRÁNEO

Vagones interminables,motores apabullantes,las carteras humanoides repletas de metaly los autómatas del trabajo en disposición vectorial. Los seres abyectos pasan desapercibidos,así como los surferos vacacionales y los temporeros emotivos,preocupados por los recibos y por la cultura doméstica domiciliada.Los cheques al portador en el bolsilloy los jefes desnortados con el coche en el tallerviajan de incógnito y refunfuñados en los subterráneos citys. Subway declamado,guitarras y trobadores, pedigüeños, comensales de un aire cortado, carteristas, pijoapartes,ancianos con mala leche,madres con cochecito que se lo guisan solas,seguratas con malos modos,un joven procaz con la radio a todo volumen,vendedores ambulantes de mecheros...Suburbano de amor y de odio,¡a tí voy demarcando el túnelcon pasos agigantados! En el hormigueronos volvemos pequeñitos, como zombies de derrota,emparedados en los andenes,mimetizados entre biselados pálidos y cenefas de colores vivos.En tus logos y carteles me…