Ir al contenido principal

LA NUBECILLA Y EL ELEFANTE ROSA

  
Érase una vez una nubecilla aventurera y zafarrastrosa, que siempre lograba situarse, muy estratégicamente, en el sitio adecuado y en el momento oportuno para robarle el aquí y el ahora a los hombres pensantes.

¿Y a quiénes me refiero cuando empleo la expresión "hombres pensantes"?, os preguntaréis acertadamente, puesto que es lícito el considerar que todo hombre piensa, por naturaleza. Al fin y al cabo, ¿no somos seres racionales que poseemos una inteligencia superior y adaptativa, que prevalece por encima de la de cualquier otra especie que habita el mundo conocido?. Pues bien, aunque con este cuento quiero también mostraros qué significa ser un "hombre pensante", de momento, propongo que centremos nuestra atención en la nubecilla desaliñada y cojonera que consigue salirse con la suya cuando menos lo necesitamos. Por ejemplo, cuando nos sentimos preocupados, nerviosos o temorosos, bien por acontecimientos del pasado, o por sucesos que probablemente tengan que ocurrir en un futuro.

Podemos entender que un hombre pensante es un ente soñador, un ser que vive en la irrealidad del momento genérico, que interactúa con el medio inmerso en su espacio sin atender a cada aspecto concreto de la realidad concreta, a los detalles que rodean el entorno en el aquí y el ahora, el presente. Y podemos valorar en un sentido psicológico al pensamiento y a la mente, como elementos pasivos, antagónicos a cualquier actividad del momento actual que se encuentre desposeída de la atribución o del juicio. La nubecilla resulta ser, precísamente, todo aquello que nos produce dolor, enfermedad o cualquier emoción desagradable. La tendencia básica es a hacer desaparecer lo negativo, a eliminar las sensaciones que nos producen desasosiego. Por su parte, el pensamiento se mantiene inocuo hasta llegar al punto en que le atribuímos o asociamos una calificación determinada, que hace que sintamos una emoción-respuesta, es decir, la consecuencia de lo que nos parece bueno o nos parece malo.

Un buen día, sin saber por qué, incluso sin darnos cuenta, aparece la nubecilla pejillera y se instala sobre nuestra cabeza. No la podemos ver, no nos percatamos siquiera de que está ahí, pero puede ser que nos acompañe el resto del día en nuestro caminar inconsciente. Pongamos por caso, que el día anterior tuvimos una experiencia desagradable, la cual no nos interesa para nada recordar, lógicamente. Porque cada vez que la reproducimos en forma de pensamiento o recuerdo, por muy difuso e involuntario que sea éste, sentimos rabia, tristeza, miedo, vergüenza, y toda una serie de sentimientos que generan el ya clásico "día de perros". Momento a momento, hagamos lo que hagamos y digamos lo que digamos, aun con muy buena voluntad por nuestra parte para realizar con eficacia la jornada laboral, para dedicar atención a la família y a los amigos, para intentar realizar las actividades cotidianas, no conseguimos quitarnos de encima nuestro a la nubecilla latosa. ¿No será que no la vemos, porque está escondida meticulosamente en un sitio no visible? ¿Qué pasaría si la tuviésemos enfrente, para poder contemplarla con toda claridad? Eso es, delante de nuestros ojos. Ahí es donde entraría en acción la atención plena, que supondría la capacidad para identificarla en el preciso instante en que se colocara unos metros arriba. Sin embargo, activar la consciencia en ese mismo intérvalo de tiempo no es algo sencillo. Necesitamos entrenarnos un poco, al tiempo que podemos empezar a utilizar la observación. Se trataría, en primer lugar, de ser conscientes de lo que hacemos y de lo que pensamos y, al mismo tiempo, de ir observando todo cuanto acontece en ese perímetro inmediato que rodea nuestra percepción.

Imaginemos que andamos volando por el cielo y que gozamos de un amplio espacio para movernos. Que no existe ningún obstáculo que nos impida desplazarnos; el firmamento está raso, nítido, es inmensamente azul, todo de un color. Quiere decirse que ningún pensamiento acechante está intentando manipular a la mente y que ésta es completamente libre para poder tomar decisiones sin coacciones o condicionantes. Uf, ¡qué bien! Sería el estado ideal para llevar a cabo proyectos cualitativos para nuestra vida, para poder desarrollar aptitudes anteriormente desconocidas, que no estaban al alcance de nuestra conciencia. ¡Todo perfecto!...hasta que de pronto... aparece la nubecilla de marras, o varias de ellas, puede que un ejército entero de nubecillas se crucen repentinamente sobre nuestro cuerpo e interfieran en el espacio aéreo. ¿Qué hacer entonces? Bueno, puede que la tarea de darnos cuenta de su presencia no sea nada fácil, pero tampoco es imposible. La práctica debe ser diaria, aplicar la observación coyuntural requiere un hábito, si bien no precisa de un esfuerzo adicional. Porque al hacerlo así, no le estás diciendo a tu pensamiento que razone sobre ese hecho en cuestión. Si no que, al abrir los cinco sentidos, te olvidas del intelecto. No es cognitivo, es práctico, requiere actividad. Por tanto, el cielo abierto y claro representa lo consciente y presente. Por el contrario, la nubecilla se encuentra a otro nivel. Sería lo opuesto a la atención, a la actividad y a las decisiones puntuales. Cuando seamos capaces de aceptar las circunstancias que nos devienen, -esas nubecillas socarronas tan molestas que nos impiden ver las cosas tal y como son-, dejaremos de interpretarlas y emitir juicios de valor acerca de las situaciones en las que nos vemos inmersos. Y acabaremos por aceptarlas. Sean positivas o distorsionantes para nuestras emociones.

Una concepción errónea en ese proceso natural de mejora y de desarrollo de uno mismo en cuanto a las experiencias vividas, es la idea de que se deben de controlar tanto los pensamientos como las emociones resultantes. En ese sentido, la nubecilla solamente deberá ser observada con detenimiento y puntualmente, poniendo en acción los cinco sentidos, sin llegar a activar el estado de alerta y sin necesidad de caer en el impulso de dejarse llevar por los automatismos. Decidir acerca de lo que debemos hacer o de cómo queremos actuar, no implica necesariamente el tener que ser irreflexivos, todo lo contrario. Tampoco hay que ser excesívamente categórico, ni buscarle tres piés al gato, sino sencillamente, ser conscientes de aquello que observamos, con plena conciencia de lo que está ocurriendo. Mientras pensamos en cómo debemos emprender un mecanismo de acción, permitimos que actúe la mente y el pensamiento, y realmente no estamos ejecutando esa misma acción verdaderamente, o como realmente nos gustaría. La mente y el pensamiento, deberían estar ubicados en otro espacio, fuera de la actividad, de lo físico. Ambos criterios son incompatibles y excluyentes. Al mismo tiempo, nos empeñamos en cambiar o sustituir un pensamiento por otro, o una sensación dolorosa por otra emoción positiva. Si nos duele la cabeza, buscamos inmediatamente el que deje de dolernos, y eso es porque no hemos aceptado el dolor como parte de lo que nos está sucediendo en ese momento sin  dejar de atribuir o valorar la molestia física que nos produce la jaqueca. Lo mismo que con cualquier reacción cognitiva, con el pensamiento, con la imagen o visión mental que representa en la realidad, que no es más que la manera en que vemos esta realidad o la interpretamos. 

La nubecilla traviesa que se sitúa encima de nuestra cabeza, la colocaremos en frente de nosotros, delante de nuestro campo de visión. Para ello, vamos a imaginárnosla de una manera precisa, detallada. Le podemos proporcionar un aspecto concreto y un color determinado, darle la forma que deseemos. Del mismo modo, mediante el entrenamiento de la atención plena, le podremos decir: eso que eres no soy yo, solo es un pensamiento, una sensación física, una emoción mental. Por lo pronto, nada tienes que ver con respecto a mi persona, mi identidad. Para así, desvirtuarla, alejándola lo más posible de la actividad y la observación de lo que se mueve alrededor de nosotros. Pero no se llegará a esa conclusión a través del pensamiento o del intelecto, sino mediante la observación. De una manera práctica, pragmática. Observaremos los coches, a la gente en la calle, los edificios y todo cuanto vemos, y a pesar de que seguirá ahí y la estaremos mirando, finalmente se reubicará en un segundo plano. Aunque no sea ése el objetivo en sí mismo. Hay que persistir en ello, aunque nos encontremos agobiados, acongojados o con sensaciones desagradables. El pensamiento, la nubecilla-distorsión, solo es procesamiento intelectual. Esa debe ser su única configuración.

También podría ser que la nubecilla se transformara en un enorme elefante rosa, que tuviera unas patotas muy anchas y se moviese alrededor sin parar, de manera incisiva, revoloteando todo el tiempo, para recordarnos que debemos prestarle toda la atención. Probemos entonces a pensar durante tres minutos exclusivamente en el elefante rosa. Luego, dejemos la mente en blanco. ¿Verdad que es complicado no tenerlo presente en la percepción del momento? A continuación intentemos controlar su recuerdo dejando de pensar en él. Dificil empresa la de olvidarnos del elefante rosa. Cuanto más intentamos alejarnos de la imagen que nos hemos conformado, más se nos aparece. Es decir, que la persona no se limita a observar, sino que controla sus respuestas fisiológicas, se enoja o contraría, desea conseguir un objetivo premeditado. Entonces, se convierte en un proceso determinista, hagas lo que hagas te vas a encontrar mal. Lo único que se puede hacer es aceptar lo que a uno le sucede, y no buscar la relajación como algo positivo, ni como método de afrontamiento. De entrada, el proceso no consiste en ejercer control alguno sobre la actividad corporal, sino que uno se centra en la respiración, como ejercicio, experimentando todas aquellas sensaciones que se derivan del propio ritmo respiratorio, de la inspiración y la espiración, el movimiento del diafragma, etc.

Si vas caminando por la calle, imagínate que tienes al elefante rosa pegado a un costado de tu cuerpo como si fuese una lapa, el cuerpo te pesa y apenas te puedes mover con libertad. Da varias vueltas a la manzana sin intentar soportar la situación, ni aliviar el sufrimiento. Intenta hablar con tu mejor amigo o tu madre mientras padeces la carga, obsérvalo todo sin atribuirte nada físico, no te concentres en las sensaciones corporales, sino en la conversación mantenida, o en el paisaje urbano. Éste, es un buen ejercicio que enseña a tu mente a separarse del cuerpo y a no asociar una situación complicada con cómo te encuentras físicamente. Solamente tienes que entender a las sensaciones, el dolor, o el agobio, y aceptarlos como hechos objetivos que forman parte de la vida. Si no puedes cambiar la situación, no intentes tampoco transformar el curso de los acontecimientos para huir. Toma decisiones, únicamente cuando lleves un buen rato dando vueltas a la misma manzana. Entonces, te darás cuenta de que la vida continúa y la Tierra sigue girando alrededor del Sol. Tú serás siempre la misma persona que pasea junto a un amigo o con tu madre, mientras un elefante rosa bastante pesadito lleva un buen rato incrustado en tu cadera. Puedes decidir cambiar de ruta, en ese mismo instante, o hacer cualquier cosa que te apetezca. El elefante rosa no decide por tí, ni te condiciona. Este ejercicio permitirá, a la larga, estar en contacto con los cambios fisiológicos y las emociones de manera que se regulen de forma natural. ¿Quieres probarlo?

No hay que temer a las nubecillas y a los elefantes rosas.


 Canción de vida - Osho

Dame tu voto en HispaBloggers!

-->
Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU!
Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. La manera de comentar es sencilla, si no queréis registraros directamente en DISQUS (nueva modalidad de conversaciones donde también existe un foro) podéis loguearos desde vuestra cuenta de Facebook, Twitter o Google + y simplemente introducir vuestro comentario


PINCHA EN LA FRANJA NEGRA PARA DESPLEGARLA Y COMENTAR DESDE GOOGLE +

Comentarios

LOS POSTS MAS LEIDOS DE LA SEMANA

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: POEMA SANGRIENTO

  Trabajando con fuego y acero, del telar a la máquina, del cultivo, al montaje, lo que se urde en la cadena me fabrica la mortaja. Es la producción denigrante, que adiestradamente cambia, mi tierra por un patrón,  el trigal por un centavo, creando miseria al esclavo,  en fábricas y talleres. Ni siquiera el Infierno contempla, reinado de Don Banquero, con las huelgas no nos queda,  sopa, tocino o pan negro. Por eso mujeres y niños, que son los nuevos obreros, en carromato viajan hacia el Mitin de San Pedro. La Revolución Industrial crece, y aumenta la demografía; hambre con explotación se alía, en un opio de 14 horas por la sangre derramada. El Proletariado nace, se hace con fuego y acero..


China Crisis - Working with fire and steel


-->  Coméntame qué te ha parecido el post y yo te responderé encantada. ¡No olvides que en este blog lo más apreciado eres TU! Queridos amigos, seguidores y lectores: como habréis observado se ha cambiado el sistema de comentarios. Ahora en este blog se ha implementado DISQUS. …

UNA NOCHE SOÑÉ QUE OVIDIO ME HABLABA DE AMOR. 2.- LA TRAMA Y UN RECUERDO INOLVIDABLE

Allí, me encontraba yo, en la cama de una maldita pensión de mala muerte, tumbado boca arriba y acompañado de bichos negruzcos, cuyo movimiento corredero era mimetizado por la oscuridad en penumbra. Algunos de esos insectos, invadieron impunemente las sábanas suciasmientras nos balanceábamos rítmicamente. Mi saturado cerebro, divagaba constantemente y me hacía sentir avergonzado, al recordar el empleo del adjetivo "divina", de cómo lo estuve declamando entre mis gritos ahogados, que se diluían a través del aire turbio de la habitación número 11; jadeaba, totalmente ido, ahogándome, con la respiración entrecortada, sudoroso, dejándome llevar por mis espasmos, en medio del desfogue natural de la líbido y de la consecución de varios orgasmos completamente genitales. Rememoraba, alicaído y fatigado, en medio de una apatía agobiante, cómo me había dejado aplastar literalmente por el pálido cuerpo de una escultural mujer que se llamaba Salomé, según me confesó. Sería lo único que …

LAS NUEVAS PLANTILLAS DE BLOGGER, MUCHO MAS PROFESIONALES

Como sabéis, este blog es literario y cultural y no suele tocar cuestiones relacionadas con el diseño o la programación en html, entre otras cosas, porque no es su función, ni es mi campo. Para nada soy una entendida en esos temas. Sin embargo sí he hecho algunas excepciones puntuales, siempre bajo mi experiencia y uso. Cuando he tenido que realizar alguna modificación o emplear alguna técnica concreta que varía el aspecto de alguna sección, entonces he hecho una entrada especifíca hablando de ello. Para eso tengo una apartado dedicado a esta labor que podéis encontrar en una de las pestañas del Menú de cabecera: Blogging
En esta ocasión quiero hablaros de un tema interesante a este respecto y que puede venirnos bien a quienes pertenecemos a Blogger.
Hace días nos llegó el aviso de que había nuevas plantillas para usar. Estas plantillas son compatibles con todos los dispositivos, pantallas (cualquier resolución) y sistemas operativos.
Lo que ha hecho Blogger ha sido implementar nuevos …

EL PODER DEL LOBO SOLITARIO. LA SOLEDAD BUSCADA.

El término "lobo solitario" es un binomio de dos palabras que al unirse forman un concepto abstracto que merece cierta consideración. También denota una acepción popular dentro de un contexto sociológico concreto.  Definir qué son exactamente los lobos solitarios utilizando una terminología rigurosa parece de entrada sencillo, aunque cabe precisar ciertos criterios para establecer su verdadero sentido. Lo primero que nos puede venir a la cabeza como personificación representativa es que se describe a un grupo de personas con características y rasgos singulares cuya connotación aparece claramente demarcada por el propio concepto que lo define, esto es, personas que viajan en el sempiterno camino experiencial de la vida con un criterio unívoco y con una determinada orientación independiente, con su soledad a cuestas y que luchan sagazmente por situarse en equilibrio bajo un mundo globalizado y socialmente adaptado para la interacción colectiva. Por tanto, no se puede eludir que…

CONTAMINACIÓN EXTREMA (Relato corto)

No, Sally, sabes que no podemos usar siquiera trajes de neopreno. Y los especiales, que en la práctica son eficientes de verdad, están fuera de nuestras posibilidades. Tampoco los hemos necesitado nunca, ¿cierto? Así que emprenderemos una carrera contra la muerte o el desconcierto, quizá debamos afrontar una incertidumbre atroz. También eres consciente que para el Gobierno siempre hemos representado una diminuta mota de polvo. Somos realmente insignificantes. Dos puntos equidistantes con respecto a la civilización urbanita, sofisticada, inteligente. Somos como dos infinitesimales gotas residuales buceando en el inconmesurable océano. Así que...Tú verás. Pero nuestra hija nos necesita.
Aquí afuera en los campos labro la tierra para alimentarme. Me rompo la espalda para ganarme la vida. No necesito luchar para demostrar que estoy en lo correcto. No necesito ser perdonado.
No llores. No levantes la mirada. Es sólo el páramo de la adolescencia. ¡Sally, toma mi mano! Y no mires las pústulas …

ANALISIS DEL CORTO "LA CABINA"

HAY UN SPOILER CUANDO COMIENZA EL VIDEO, QUE  EXPLICA EN SINTESIS EL SIGNIFICADO DE LA CABINA Y COMO SE RODO.
RECOMIENDO EMPEZAR EL VISIONADO A PARTIR DE9:23Y RETROCEDER HASTA SU INICIO DESPUES, PARA DESCUBRIR EL ANALISIS DEL   DIRECTOR Y DEL ACTOR.                                                    


RESEÑA CINEMATOGRAFICA DE
 "LA CABINA"
[TAMBIEN CONTIENE SPOILERS. RECOMIENDO  VER LA PELÍCULA PRIMERO. SU DURACION ES DE 35 MINUTOS]
Título: La Cabina
Título original: La Cabina
Formato cinematográfico: Mediometraje 
Nacionalidad: España Año: 1972 Duración: 35 minutos Género: Terror psicológico Estreno: 13 de diciembre de 1972 Presupuesto: 4.000.000 pesetas Financiación: Televisión española (TVE) Distribuidora: Televisión española (TVE) Productora: Televisión española (TVE) Dirección: Antonio Mercero Producción: José Salcedo Guión: Juan José Plans José Luís Garcí Antonio Mercero Dirección artística: Antonio Sainz Montaje: Javier Morán Música: Carl Orff Fotografía: Federico G. Larraya Producción: José Sa…

UNA NOCHE SOÑÉ QUE OVIDIO ME HABLABA DE AMOR .1

"Lo confieso; humildemente, reconozco que he instigado el caos más profundo en tu ordenamiento interno, que te he apremiado irremediablemente a avanzar conmigo, a que me sigas hasta el fin del mundo, sin tener ni la más mínima idea de cuál debía de ser nuestro destino, sin saber siquiera si saldríamos victoriosos o absolutamente aplastados y vencidos".
Estas, fueron las últimas palabras de Senjo a Paqui antes de morir en el hospital La Fe, de Valencia, a la edad de 68 años. Tras pronunciar esta desesperanzada reflexión, durante el transcurso de su último hálito de vida, la mano derecha, que estaba siendo suavemente acariciada, dejó de temblar.
Paqui lloraba desconsolada junto al cadáver de su pareja, allí encima, sobre las sábanas, envolviendo con su cuerpo el del amante. El cáncer terminal en fase de metástasis acabó cumpliendo con su papel y, habiéndose extendido a la mayoría de los órganos vitales, apagó definitivamente la llama de la consciencia un día como hoy. 
-No, mi ca…

ANALISIS DEL CORTO LA GIOCONDA ESTA TRISTE (ANTONIO MERCERO)

Esta es una entrada que estaba programada para la semana pasada y que ya tenía escrita desde el martes pero de la que tuve que postergar su publicación debido a los trágicos atentados ocurridos en Barcelona y Cambrils el jueves de esa semana. Así, os ofrecí en su lugar un post homenaje a estas dos ciudades, de corte poético en formato prosa: A Barcelona y Cambrils
El presente post, se corresponde con el segundo de una serie que estoy elaborando en la que analizaré en profundidad el cine de Antonio Mercero, en concreto, sus cortometrajes. De esta lista que voy a ir publicando y que llevará sus reseñas correspondientes, ya os he presentado la primera, que podéis disfrutar en este enlace: Análisis del corto "La Cabina"

RECOMENDACIÓN: lo mejor es visualizar los cortos antes de leer las reseñas cinematográficas, a fin de evitar los consabidos spoilers. Duración de LA GIOCONDA ESTA TRISTE: aproximadamente 47 minutos.  Lo podéis ver fragmentado en cinco partes, tal y como lo encontré…

MICRORRELATOS INTEMPESTIVOS

LÍQUIDO ESPIRITUOSO
Estaba sentado en el sofá viendo el Madrid-Barça. Venía de cepillarse los dientes pero, como siempre, no pudo apreciarse en el espejo a pesar de su palida belleza, quizá por falsa modestia o porque había perdido la costumbre, si bien, aun estaba de muy buen ver con todos sus años a cuestas. Por lo demás, se sentía feliz y relajado, muy alejado de los problemas y disfrutando del privilegio de poseer el secreto de la eterna juventud. Su físico así lo delataba. Pelo retirado, moreno, frente ancha, y rostro anguloso, maquetado en una estructura oval de la que se desdibujaban unos labios carnosos y una dentadura cuidada pero muy peculiar. La cautivadora imagen corporal que de conjunto desplegaba su figura, de complexión delgada pero robusta, le proporcionaba el éxito que requería su profesión clandestina, ligada al trato con mujeres y hombres jóvenes, la mayoría de ellos vinculados a la cultura de la noche y del ocio de fin de semana en discotecas, pubs y clubs de alterne…

CALLEJERO, MON AMOUR

Mural fotografiado en una calle de Sevilla en 2012

He leído, dicen, me comentan, me dicen que han leído que comentan que a Joseph Kyselak se le podría considerar el primer grafitero de la historia. Su obra urbana se cimenta alrededor de 150 años antes de la aparición de los primeros "Escritores de Graffiti" neoyorkinos de los años setenta. Ahora bien, en un intento por ser más rigurosos con los emporios de la historia, deberíamos considerar los antecedentes romanos, siendo estos anónimos y anodinos, por la poca labor de investigación. Y sin embargo, la década prodigiosa origen de la vanguardia callejera, la de los setenta, encierra numerosos estilos y movimientos, desde el Minimalismo y el Arte Conceptual, pasando por el llamado Neoexpresionismo, su vertiente antagónica. Hasta alcanzar la popularidad y la expansión en forma de explosión que irrumpió durante los primeros años de la década, la Era Pionera, enarbolada como bandera en esa etapa dentro del mundo del grafito. Con a…